Introducción a la indexación

Para indexar el contenido, los sistemas de Google utilizan algoritmos que tienen en cuenta la demanda de los usuarios y realizan controles de calidad. Puedes influir en este proceso gestionando cómo se descubre tu contenido, que depende de las URL de tus páginas. Sin ellas, los sistemas de Google no pueden rastrear ni indexar tu información, por lo que tampoco pueden mostrarla en la Búsqueda. En este documento se explica a grandes rasgos cómo se incluye contenido en el índice de Google y cómo puedes gestionar la forma en que Google descubre el tuyo, que es el primer paso del proceso de indexación.

Formas de gestionar recursos para que Google los descubra

Puedes ayudar a Google a encontrar tus recursos y datos de varias maneras, ya sea esperando a que los descubra él mismo o ayudándolo activamente. En esta sección se describen los diferentes enfoques que puedes adoptar a la hora de proporcionar metadatos de recursos (como sitemaps o enlaces de recursos) para que tu contenido aparezca en una mejor posición en la Búsqueda.

Esperar a que Google descubra el contenido

Si creas un sitio web, los sistemas de Google buscarán e indexarán su contenido aunque no facilites ningún sitemap, salvo que impidas explícitamente que los rastreadores puedan acceder a tu contenido. En el proceso habitual, estos sistemas rastrean las relaciones que hay entre tus páginas y otras páginas web que incluyen enlaces a tu contenido. Consulta más información en la guía de introducción.

Ventajas: solo tienes que generar tu contenido. Te recomendamos utilizar este enfoque si tu sitio web es sencillo y no hace falta que tu contenido aparezca rápidamente en los resultados de la Búsqueda. Inconvenientes: como Google descubrirá tu contenido únicamente a partir de enlaces naturales, es posible que sus sistemas no puedan encontrarlo todo, en especial si es nuevo o tiene pocas referencias. Quizá no sea recomendable usar este enfoque si has creado contenido que te interesa mucho que aparezca en la Búsqueda, por ejemplo, porque lo has marcado especialmente para que se incluya en los resultados enriquecidos.

Gestionar las URL activamente

Si proporcionas directamente a los sistemas de Google una lista de URLs de tu contenido (lo que se denomina "sitemap"), Google ya no dependerá solamente de la relación que haya entre tus páginas y otras páginas web que incluyan enlaces a ellas a la hora de encontrar tu contenido. De este modo, Google podrá descubrir tu contenido más rápido. Normalmente, los sitemaps deben alojarse en un lugar del dominio al que pueda acceder el robot de Google.

Además, si tienes varias URL que incluyen básicamente el mismo contenido, como una página AMP, otra HTML y una vista de aplicaciones móviles, conviene indicar qué relación hay entre esos recursos. De este modo, los sistemas de Google pueden mostrar el contenido oportuno, como un enlace a tu aplicación o a tus páginas AMP. Para especificar la relación entre los recursos, debes indicar las páginas canónicas de tu sitio y configurar mediante enlaces la relación que hay entre ellas y el contenido web o de aplicaciones alternativo. Una vez que Google conoce las relaciones entre tus distintos recursos, puede determinar qué contenido mostrar a los usuarios en los resultados de la Búsqueda; por ejemplo, puede mostrar un enlace a tu aplicación a los usuarios que la tengan instalada y hagan búsquedas desde el teléfono.

Ventajas: se mejora el rendimiento de tus resultados enriquecidos en la Búsqueda y se consigue que el contenido nuevo o que tiene pocas referencias se incluya más rápido en el sistema. Si usas este enfoque, desaparece un obstáculo que podría impedir que Google mostrara tu contenido rápidamente en diferentes formatos. Inconvenientes: tienes que proporcionar metadatos de recursos; es decir, un sitemap y las relaciones que haya entre tus páginas web, tu aplicación y tus páginas AMP.

Enviar URL nuevas y actualizadas a Google

Aunque puedes limitarte a incluir un sitemap en tu sitio para que los sistemas de Google lo descubran, también puedes informar a Google de las URL nuevas o de aquellas cuyo contenido haya cambiado.

Google descubrirá las URL nuevas más rápido si envías un sitemap. Si has modificado el contenido de URLs que ya tenías, puedes facilitar un sitemap en XML que incluya marcas de tiempo de las modificaciones para avisar a Google de que se ha editado contenido y ya puede volver a indexarse.

Los sistemas de Google determinan cuándo rastrear el contenido en cuanto reciben la lista de URLs. Una vez rastreado, los sistemas comprueban que los recursos estén en tu servidor (un proceso que se denomina "verificación"), y luego preparan el contenido para que pase por el proceso de indexación.

Ventajas: cuando envías URLs a Google, los cambios que hagas en tu dominio tardarán menos en verse reflejados en la Búsqueda. Inconvenientes: no muchos. Una vez que hayas creado un sitemap, el proceso de enviarlo a Google es sencillo, y muchos sistemas de gestión de contenido permiten actualizar los sitemaps de forma programática.

Visita el Centro de Ayuda de Search Console para obtener más información sobre los sitemaps y consultar por qué puedes necesitar uno en tu sitio.