Prácticas recomendadas para probar un sitio web teniendo en cuenta la Búsqueda de Google

En este artículo te explicamos qué hacer para que las pruebas que hagas de las variaciones del contenido o de las URL de tus páginas afecten lo menos posible a los resultados de tu sitio en la Búsqueda de Google. No te damos las instrucciones para crear o diseñar pruebas, pero al final de la página encontrarás recursos muy útiles.

Descripción general de las pruebas

Hacer pruebas en un sitio web significa experimentar con las distintas versiones del sitio (o parte de este) y recoger datos sobre la reacción de los usuarios ante cada una de las versiones. Se suele usar un software para comparar el comportamiento de dos variaciones de las páginas (secciones de una página, páginas enteras o flujos enteros de varias páginas) y ver cuál de ellas obtiene mejores resultados entre los usuarios.

Pruebas A/B: se crean distintas versiones de una página, cada una con su propia URL, y se prueban. Cuando los usuarios acceden a la URL original, rediriges a algunos de ellos a todas las URL que has creado para luego comparar los comportamientos y ver cuál de las versiones es la más efectiva.

Pruebas multivariantes: se utiliza software para cambiar al instante distintas partes del sitio web. De esta forma puedes probar los cambios en distintas partes de la página (como, por ejemplo, el encabezado, una foto y el botón "Añadir al carrito") y el software mostrará variaciones de cada una de estas secciones a los usuarios con distintas combinaciones para analizar estadísticamente cuáles son las más eficaces. Los cambios, que se insertan de forma dinámica en la página, se hacen en una sola URL.

Según el tipo de contenido con el que experimentes quizás no importe mucho si el robot de Google rastrea o indexa algunas de las versiones del contenido mientras las pruebas. Hay pequeños cambios, como el tamaño, el color o el emplazamiento de un botón o de una imagen, o el texto del botón de la llamada a la acción ("Añadir al carrito" o "Comprar ahora"), que pueden tener unos resultados sorprendentes en las interacciones de los usuarios con la página, pero que a menudo afectan poco o nada a la clasificación o al fragmento de resultado de búsqueda de la página en cuestión.

Además, si rastreamos tu sitio con la frecuencia adecuada para detectar y para indexar tus pruebas, es probable que indexemos las actualizaciones que realices al sitio con suficiente rapidez tras la finalización del experimento.

Prácticas recomendadas para las pruebas

A continuación se incluyen una serie de prácticas recomendadas para evitar que los experimentos con las distintas versiones de tus páginas perjudiquen los resultados de tu sitio en la Búsqueda de Google:

No encubras las páginas de prueba

No muestres un conjunto de URLs al robot de Google y otro distinto a los usuarios. Esta práctica se denomina encubrimiento e infringe nuestras directrices para webmasters, independientemente de si se detecta en páginas de prueba o en páginas reales. Recuerda que incumplir nuestras directrices puede empeorar el posicionamiento de tu sitio o incluso provocar que deje de aparecer en los resultados de búsqueda de Google, y seguramente este no era el resultado al que querías llegar al hacer pruebas.

Se considera encubrimiento tanto si se hace a través de un servidor, como de robots.txt o de cualquier otro método. Te recomendamos que utilices enlaces o redirecciones, tal como se explica a continuación.

Si vas a hacer una prueba A/B con varias URL, puedes usar el atributo de enlace rel="canonical" en todas las URL alternativas para indicar que la URL original es la versión que se prefiere. Te recomendamos que uses rel="canonical" y no una metaetiqueta noindex, ya que te será más útil para lograr lo que quieres. Por ejemplo, si vas a hacer pruebas con distintas versiones de tu página principal, quieres que los buscadores la indexen igualmente y que sepan que todas las URL de prueba deberían agruparse y son variaciones muy similares de la URL original, que es la URL canónica. Si en casos como este se usa la metaetiqueta noindex y no rel="canonical", el resultado podría ser imprevisto y negativo.

Utiliza redirecciones 302, no 301

Si haces una prueba A/B que redirige a los usuarios de la URL original a una variación, usa una redirección 302 (temporal) y no 301 (permanente). De esta forma, los buscadores sabrán que esta redirección es temporal (solo existirá mientras ejecutes el experimento) y que deben mantener solo la URL original en el índice en vez de sustituirla por el destino de la redirección (la página de prueba). Las redirecciones basadas en JavaScript también son aceptables.

El experimento debe durar lo necesario

El tiempo necesario para llevar a cabo una prueba fiable variará en función de factores como las tasas de conversión y la cantidad de tráfico que recibe tu sitio; una buena herramienta de pruebas te avisará cuando hayas recopilado datos suficientes para extraer conclusiones fiables. Cuando la prueba finalice, actualiza el sitio con las variaciones de contenido que quieras y elimina lo antes posible todos los elementos de la prueba, como URL alternativas o secuencias de comandos y marcas de prueba. Si descubrimos que un sitio ejecuta un experimento durante un tiempo innecesariamente largo, es posible que lo interpretemos como un intento de engañar a los buscadores y que, por consiguiente, emprendamos algún tipo de acción. Esto se da sobre todo en los casos en que muestras una variante de contenido a una gran parte de tus usuarios.

Más información sobre las pruebas