Compatibilidad del navegador

Los usuarios suelen ver tu sitio web en un navegador. Cada navegador interpreta el código de tu sitio web de un modo ligeramente distinto, lo que significa que los visitantes podrían verlo de maneras diferentes según el navegador que usen. En general, evita basarte en comportamientos específicos de un navegador, como depender de que un navegador detecte correctamente un tipo de contenido o una codificación cuando no los especificaste. Además, hay algunos pasos que puedes seguir para asegurarte de que tu sitio no se comporte de forma inesperada.

Prueba tu sitio en tantos navegadores como sea posible

Una vez que hayas creado tu diseño web, revisa la apariencia y la funcionalidad del sitio en distintos navegadores para asegurarte de que todos los visitantes obtengan la experiencia prevista en el diseño. Lo ideal sería que comiences las pruebas lo antes posible en el proceso de desarrollo de tu sitio. Los diferentes navegadores (incluso las diferentes versiones del mismo navegador) pueden ver tu sitio de manera distinta. Puedes usar servicios como Google Analytics a fin de tener una idea de los navegadores más populares que se usan para ver tu sitio.

Escribe código HTML correcto y limpio

Aunque tu sitio se muestre correctamente en algunos navegadores a pesar de que tu HTML no sea válido, podría no ocurrir lo mismo en todos ellos (o en todos los futuros). La mejor manera de asegurarte de que tu página se vea igual en todos los navegadores es escribirla con HTML y CSS válidos y, luego, probarla en tantos navegadores como sea posible. El HTML limpio y válido es una buena política de seguro, y el uso de CSS separa la presentación del contenido y puede ayudar a que las páginas se procesen y carguen más rápido. Las herramientas de validación, como los validadores de HTML y CSS gratuitos disponibles en línea que proporciona W3 Consortium, resultan útiles para revisar tu sitio, y las herramientas como HTML Tidy pueden ayudarte a limpiar tu código con rapidez y facilidad. Aunque te recomendamos que utilices HTML válido, es poco probable que esto se considere un factor del modo en que Google rastrea e indexa tu sitio.

Especifica tu codificación de caracteres

A fin de ayudar a los navegadores a procesar el texto de tu página, especifica una codificación para tu documento. Ubica la codificación en la parte superior del documento (o marco), ya que algunos navegadores no reconocen las declaraciones de charset insertadas en el interior del documento. Además, asegúrate de que tu servidor web no envíe encabezados HTTP contradictorios. Un encabezado como content-type: text/html; charset=ISO-8859-1 anulará cualquier declaración de charset de tu página.

Ten en cuenta la accesibilidad

Tal vez no todos los usuarios tengan JavaScript habilitado en sus navegadores. Además, es posible que las tecnologías, como ActiveX, no se procesen bien (quizás ni siquiera lo hagan) en todos los navegadores. Te recomendamos que sigas nuestros lineamientos para usar archivos de rich media y que pruebes tu sitio en un navegador de solo texto, como Lynx. Como ventaja adicional, proporcionar alternativas de solo texto al contenido y la funcionalidad de rich media facilitará a los motores de búsqueda el rastreo y la indexación de tu sitio, y también facilitará la accesibilidad de tu sitio para los usuarios que usan tecnologías alternativas, como lectores de pantalla.