¿En qué consiste el traslado de un sitio?

Si eres propietario de un sitio, es posible que en algún momento quieras trasladarlo a otra URL o a otra infraestructura. En esta página, se explican los diferentes tipos de traslado y se ofrecen consejos sobre cómo prepararlos, implementarlos y monitorizarlos.

En esta documentación, no se considera que rediseñar un sitio web sea un traslado, aunque se añadan URLs. Se entiende que "rediseñar" es cambiar el diseño de páginas o añadir páginas con contenido nuevo. En cambio, cuando hablamos de trasladar un sitio, nos referimos a mover las páginas de una de estas formas:

  • Traslado sin cambios de URL
    Se cambia la infraestructura subyacente de un sitio, pero no se hacen cambios visibles en las URL; por ejemplo, se traslada www.example.com a otro proveedor de alojamiento, pero se conserva la URL raíz del sitio (www.example.com).
  • Traslado con cambios de URL
    Las URL de las páginas cambian. Por ejemplo:
    • Cambio de protocolo: de http://www.example.com a https://www.example.com
    • Cambio de nombre de dominio: de example.com a example.net
    • Cambio de ruta de URL: de example.com/page.php?id=1 a example.com/widget

Para adaptar tu sitio a las pantallas de los móviles, consulta la guía de diseño de sitios optimizados para móviles.

Recomendaciones generales para trasladar sitios

  • Divide el traslado en fases más pequeñas, si crees que es necesario.
    Recomendamos que primero traslades una parte de tu sitio para ver cómo afecta ese cambio al tráfico y a la indexación. Luego, ya podrás trasladar el sitio entero o seguir por partes. Para hacer ese primer traslado, elige una sección en la que no haya cambios muy a menudo y a la que no le afecten mucho los eventos frecuentes o impredecibles. De este modo, podrás probar cómo será el proceso con el sitio entero. Sin embargo, ten cuidado al extrapolar los resultados de este primer paso en lo referente a la búsqueda, porque cuantas más páginas traslades, más probabilidades hay de que surjan problemas. Si planificas bien el proceso, puedes minimizar los contratiempos que aparecen.
  • Procura que el cambio coincida con un periodo de poco tráfico.
    Si tu tráfico fluctúa según la temporada o disminuye en ciertos días de la semana, lo mejor es mover el sitio durante esos descensos periódicos. De este modo, si algo falla, se mitiga el impacto y, además, tu servidor podrá dedicar más recursos a ayudar al robot de Google a actualizar nuestro índice.
  • Es posible que el posicionamiento de tu sitio web fluctúe temporalmente durante el traslado.
    Cuando se hacen cambios importantes en un sitio, su posicionamiento puede fluctuar mientras Google lo rastrea y lo indexa de nuevo. Por lo general, en el caso de los sitios medianos, se pueden tardar varias semanas en transferirse la mayoría de las páginas a nuestro índice; a partir de ahí, cuanto mayor sea un sitio, más puede tardar el proceso. La velocidad con la que el robot de Google y nuestros sistemas detectan y procesan las URL transferidas depende en gran parte de la cantidad de URL y de la rapidez de tu servidor. Si envías un sitemap, el proceso de detección será más rápido. No hay problema en ir trasladando tu sitio por partes.
  • Plantea tus dudas en el Centro de la Búsqueda de Google.
    En nuestra página de ayuda hay muchos consejos. Puedes ver casos concretos resueltos en nuestros foros de usuarios. Si no encuentras las respuestas que necesitas, puedes preguntar a uno de nuestros especialistas en la Búsqueda de Google durante las horas de consulta sobre SEO.
  • Si vas a trasladar tu sitio a otra URL, es buena idea hacer pruebas, incluidas pruebas A/B.
    Da un margen de unas semanas para que los sistemas de rastreo e indexación registren los cambios y puedas monitorizar el tráfico.