Trasladar sitios sin cambiar sus URL

En esta guía se explica cómo puedes migrar la infraestructura de alojamiento de tu sitio de modo que afecte lo mínimo posible al resultado que obtienes en la Búsqueda de Google. Por ejemplo, en el caso de que vayas a cambiar de proveedor de alojamiento o a trasladar tu sitio a una red de distribución de contenido (CDN). Esta guía solo es válida para las migraciones que no afectan a la URL que pueden ver los usuarios.

Introducción

  1. Consulta las preguntas frecuentes y la información básica sobre el traslado de sitios para tener una previsión, y ver cómo puede afectar a los usuarios y a la clasificación del sitio.
  2. Prepara la nueva infraestructura de alojamiento. Sube tu contenido a los nuevos servidores o configura tu CDN y tus servidores de origen y, a continuación, haz pruebas.
  3. Empieza a trasladar tu sitio. Cambia la configuración de DNS de tu nombre de dominio para que apunte a la nueva infraestructura de alojamiento. Este paso es el traslado propiamente dicho, ya que es cuando se empieza a enviar tráfico a la nueva infraestructura.
  4. Monitoriza el tráfico. Registra el tráfico que recibe tanto el servidor de alojamiento antiguo como el nuevo.
  5. Inhabilita el alojamiento antiguo. Inhabilita la infraestructura de alojamiento antigua cuando tengas claro que todos los usuarios reciben correctamente tu contenido desde la nueva infraestructura y que nadie sigue utilizando la antigua.

Preparar la nueva infraestructura de alojamiento

En esta sección, se explican los pasos que hay que completar antes de empezar el traslado.

Copiar y probar el nuevo sitio

Antes de nada, sube una copia de tu sitio al nuevo proveedor de alojamiento. Cuando lo hagas, verifica que todo funcione como es debido probando cada aspecto de interacción con el sitio. Aquí tienes algunas sugerencias:

  • Abre tu nuevo sitio en un navegador web y comprueba todos sus elementos: páginas web, imágenes, formularios y descargas (como archivos PDF).
  • Crea un entorno de prueba, quizá con acceso de IP restringido, en el que puedas probar todas las funciones del sitio antes de publicarlo.
  • Haz pruebas públicas dando un nombre de host provisional a tu nueva infraestructura (como beta.example.com) para ver si se puede acceder a ella desde distintos navegadores. Además, con un nombre de host provisional, puedes comprobar si el robot de Google tiene acceso a tu sitio o no.
  • Prueba el nuevo sitio web con un pequeño grupo de visitantes si es posible.

Comprobar que el robot de Google pueda acceder a la nueva infraestructura de alojamiento

Si todavía no utilizas Search Console, crea una cuenta para gestionar tu sitio; con ella, podrás monitorizar el tráfico y el acceso de Google. Si has creado un nombre de host provisional para tu nuevo sitio, crea también una cuenta asociada a él. Comprueba mediante la herramienta de inspección de URLs de Search Console que el robot de Google pueda acceder a tu nueva infraestructura.

Reducir el tiempo de vida de los registros DNS

Puedes acelerar el traslado de tu sitio reduciendo el tiempo de vida (TTL) de sus registros DNS; de este modo, la nueva configuración se propagará más rápido a los proveedores de Internet. Estas empresas suelen almacenar en caché la configuración de DNS durante el TTL indicado. Te recomendamos que, al menos una semana antes del traslado del sitio, cambies el TTL a un valor relativamente bajo (por ejemplo, unas horas); de este modo, las cachés DNS se actualizarán más rápidamente.

Revisar la verificación de Search Console

Asegúrate de que tu sitio siga verificado en Search Console después de trasladarlo.

Si has verificado la propiedad de tu sitio en Search Console con el método del archivo HTML, recuerda incluir ese archivo en la nueva copia del sitio.

Del mismo modo, si has añadido una metaetiqueta o Google Analytics a las plantillas de tu sistema de gestión de contenido para verificar la propiedad del sitio, comprueba que en la copia del nuevo sistema también se incluya uno de esos métodos.

Iniciar el traslado

A continuación se detalla el proceso de traslado.

  1. Si habías bloqueado el rastreo de manera temporal, levanta esa restricción. Hay propietarios de sitios web que, mientras crean la nueva copia de su sitio, no permiten en su archivo robots.txt que el robot de Google y otros rastreadores accedan a él, o emplean metaetiquetas o encabezados HTTP noindex para impedir que se indexe el contenido. Si has impuesto algún bloqueo de este tipo en la nueva copia de tu sitio, recuerda retirarlo cuando vayas a empezar el traslado.
  2. Modifica la configuración de DNS. Para trasladar tu sitio, lo primero es editar los registros DNS para que dirijan al nuevo proveedor de alojamiento. Pregunta a tu proveedor de DNS cómo hacerlo. Como la configuración de DNS se almacena en caché, tarda un tiempo en propagarse a todos los usuarios de Internet.

Monitorizar el tráfico

Para que no haya incidentes al trasladar el sitio web, puedes hacer lo siguiente:

  • Echa un vistazo a los registros, tanto del servidor antiguo como del nuevo.
    A medida que la configuración de DNS se propague y vayan llegando visitantes a tu nuevo sitio, notarás que el tráfico registrado en los servidores antiguos baja y que el de los nuevos servidores sube en proporción.
  • Usa varias herramientas de comprobación de direcciones DNS públicas.
    Comprueba que los diferentes proveedores de Internet de todo el mundo estén actualizándose para aceptar tu nueva configuración de DNS.
  • Monitoriza el rastreo.
    Consulta los gráficos de cobertura del índice de Search Console.

Nota sobre la frecuencia de rastreo del robot de Google

Es normal que la frecuencia de rastreo del robot de Google baje justo después del lanzamiento de tu nuevo sitio. Luego irá aumentando de forma constante durante las siguientes semanas y puede que llegue a niveles superiores a los que tenías antes del cambio.

Esta fluctuación se produce porque, para determinar la frecuencia de rastreo de un sitio, tenemos en cuenta muchas señales, y estas señales cambian cuando utilizas otro proveedor de alojamiento. El robot de Google intentará rastrear tu sitio tan rápido como sea posible y necesario, siempre y cuando no detecte ningún problema grave ni se vea ralentizado de manera significativa al acceder a tu nueva infraestructura.

Inhabilitar el proveedor de alojamiento anterior

Comprueba los registros del servidor del anterior proveedor y, cuando este deje de recibir tráfico, puedes inhabilitar tu infraestructura anterior. Y con esto finaliza el traslado del sitio.